AHORRA EN TU FACTURA CON CONFORT

Ahorra en tu factura manteniendo el confort

Seguro que en muchas ocasiones has pensado qué puedes hacer para ahorrar en tu factura sin renunciar al confort, sobre todo ahora que parece que las bajas temperaturas ya están a la vuelta de la esquina. Pues sigue leyendo porque en este post te explicamos cómo reducir este gasto pero manteniendo la comodidad de tu hogar, logrando además un impacto positivo en nuestro entorno medioambiental.

Vaya por delante que la mejor forma de ahorrar en este sentido es combinar la reducción del consumo energético con una tarifa eléctrica adecuada que se adapte a tus necesidades.

Se recomienda mantener un ambiente entre los 19 y los 21 ºC durante el día, y entre los 15 y 17 grados durante la noche. Por cada grado que se suma en esta franja, nuestra factura puede llegar a incrementarse a lo largo del mes en un 7%.

Vamos con una serie de consejos que te serán de mucha utilidad. ¡Toma nota y ahorra en tu factura de la luz!

  • Baja las persianas y corre las cortinas durante la noche para evitar que se cuele el frío del exterior.
  • Ventila la casa durante 10 minutos. Si dejas más tiempo dejarás que entre el frío.
  • Tapona las grietas de puertas y ventanas con silicona. Y si es necesario, instala burlete.
  • Aprovecha la iluminación natural, subiendo las persianas durante el día y dejando que entre la luz del sol.
  • Introduce en tu vida fuentes de energía renovables como la fotovoltaica, la geotermia o la aerotermia.
  • Distribuye la iluminación de tu casa siempre teniendo en cuenta tus necesidades. Para eso, ten presente qué cantidad de iluminación vas a necesitar en función de su uso, empleando luces tenues en las zonas menos transitadas.
  • Elige lámparas con reguladores de intensidad luminosa o instálalos en las que ya tengas.
  • Desenchufa los cargadores cuando no estés utilizándolos.
  • Ten en cuenta que los aparatos en stand by, como el piloto rojo de la televisión, consumen cerca de un 2% diario del total.
  • No utilices bombillas tradicionales incandescentes, emplea sólo luces LED con las que ahorrarás cerca de un 60% en iluminación.
  • Ten en cuenta los electrodomésticos que más consumen y ajusta su uso, en la medida de lo posible, a las horas promocionadas en tu contrato: refrigerador (promedio de unos 662 kWh por año), aire acondicionado (635 kWh), televisores de plasma o LCD grandes (263 kWh), lavadoras y secadoras (255 kWh cada una) y lavavajillas (246 kWh).
  • La etiqueta energética es una herramienta fundamental para que puedas comparar y elegir electrodomésticos más eficientes con menor consumo de energía.

Así que ya sabes, ahorra en tu factura de luz poniendo en marcha estos consejos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *